Recibe actualizaciones por correo:

Delivered by FeedBurner

10/10/10

Un mundo raro

I
 
María sentía frio aquella noche, llegó muy cansada del trabajo, sin saludar a ningún miembro de la casa se fue directo a su cuarto, pasó por la cocina mientras todos cenaban, un día de trabajo pesado la dejó muda.
 
Ya en su cuarto se desató los cordones de sus botines, los lanzó a un rincón y se hundió sobre su cama sin quitarse la falda-pantalón, la blusa  y  calcetines.
 
Llevaba algunas copas encima que se tomó con sus “amigotas” en un “table”,  se durmió profundamente.

Soñó que…
 
Mientras se iba al trabajo recibió algunos manoseos en el metro de algunas mujeres que se dirigían a ella con miradas morbosas y lascivas.

Durante el trayecto al trabajo tuvo que soportar más de dos piropos incómodos y a  consideración de María, francamente vulgares. Una lesbiana le dijo mientras miraba sus glúteos:

-    Bonita falda, quedarían bien en el suelo de mi recámara.

Sin embargo, un piropo le gustó, aunque nunca lo aceptaría ante los demás:

-    “No muevas tanto la cuna que me despiertas a la niña” (Sabía que la “niña” era un doble sentido para referirse al clítoris).

Le gustó la creatividad del piropo más que el significado que no dejaba de considerarlo soez.

Al transbordar un microbús para llegar al trabajo tuvo que esperar cerca de 40 minutos en un embotellamiento provocado por una manifestación de grupos heterosexuales que se pronunciaban por reivindicar sus derechos, María sabía que tenía tendencias heterosexuales, pero desde niña había aprendido que tenía que callar sus sentimientos para no ser señalada. Además sabía que eran pocos y las decisiones las tomaban las “mayorías”.

Muy dentro de sí, le hubiera gustado unirse a la marcha, gritar que los heterosexuales merecen respeto, aunque sean menos son seres humanos y tienen derechos, pero, ocultó todo su ánimo, nuevamente reprimió sus deseos de “salir del closet”.

Mientras caminaba rumbo a su oficina escuchó un comentario de una pareja de lesbianas que le incomodó mucho, sin embargo, optó por callar y seguir caminando. Una de ellas dijo en un tono despectivo:

-    Pinches “machos” y “hembras”  que se dejen de puterías, ¿Qué ejemplo están dando a los niños? Al rato van a querer legalizar los matrimonios entre heterosexuales y la adopción entre parejas “macho” “hembra”.

María se imaginaba un mundo raro, en donde lo “normal” eran las parejas entre hombres y mujeres y donde juntos formaban una familia y procreaban hijos.

También era criticada por sus ideas sobre la fidelidad y la pareja única, estaba en desacuerdo con la aprobación de la reciente “Ley de contratos de inseminación” para preservar la vida humana.

Ya en su trabajo, como cada mañana tuvo que soportar el acoso de su jefa Petra, que era bisexual (Porque le daba igual las relaciones entre homosexuales y entre lesbianas). Las insinuaciones de Petra eran cada día más evidentes, ya en el trabajo de María muchos murmuraban que era amante de la jefa.

María no tenía forma de desmentir este secreto a voces, se indignaba sin poder hacer nada.

Petra se regocijaba de los rumores aunque no fueran ciertos. Así era la cultura “hembrista” dominante.

Petra sospechaba que María era heterosexual, así que no deparaba en insinuarle a  María que las relaciones heterosexuales eran arcaicas y obsoletas, que lo moderno y “cool” era la inseminación artificial para parejas lesbianas y la adopción para los matrimonios homosexuales.

Petra sabía que María había realizado comentarios a favor de las parejas heterosexuales. Por lo que ha Petra se le había creado una obsesión fantasiosa de conquistar a María y llevársela a la cama.

La jefa había tenido problemas laborales, ya que un año antes había sido demandada por Carlos por acoso sexual e intento de violación. Sin embargo Petra no escarmentaba. Es bien “hembrista”.

Un día anterior  fue el cumpleaños de Mirta por lo que todas las jefas y directoras de la oficina fueron al “Chip and Dale” de la ciudad, allí  se embriagaron,  pagaron las copas a las muchachas que bailaron en el  “table”.  Todas llegaron cansadas y agotadas a sus casas…

II

… Petra le pide a María que le tome el dictado de un oficio, Petra baja la voz para que María no escuche, le pide que se acerque un poco más. A propósito, Petra pronuncia mal algunas palabras, María no las entiende, Petra, le dice, acércate un poco más, un poco más…

… Ya cerca de ella, Petra toma por la cintura a María, la aprieta y aplicando fuerza la pega pecho con pechos…

María, dentro de sí, siente nauseas mientras mira el rostro de su jefa babeando por acostarse con ella. María piensa:

-    Es mi jefa, tengo que aguantar, puedo tener un ascenso.

María siente como los dedos de Petra tocan su entrepierna…

En ese preciso momento María, despierta.
 
Contenta de que sólo fuera un sueño…

III

Isabel se acerca a María y le dice:

-    Mamá ya termine mi tarea de la prepa. Fue sobre orientación vocacional. Estaba indecisa entre Ingeniería mecánica  o enfermería, creo que me he decidido por estudiar Ingeniería, mi maestra me dijo que enfermería era para hombres.

Bueno, te dejo, voy a ir al cine con mi novia.

María le contesta:

-    No llegues tarde en la noche llega tu hermano Luis, vamos a hacer una cena porque es cumpleaños de su esposo Alberto.

María mira la televisión, escucha con atención una declaración del vocero de la “eclesia”:

-    Nuestra “mama” se ha pronunciado desde Roma en contra de los partos naturales, estamos a favor de uso del condón y la esterilización como política de gobierno.

Nuestra “mama” ha sido clara, la “eclesia” está en contra de los matrimonios entre heterosexuales.

María  queda pensativa, imaginando su mundo raro.

Fuente de la imagen: El observatodo
Autor: rockcommel
Publicación original: Desmenuzadores

No hay comentarios.:

Entradas relacionadas en este Pizarrón

Visitantes

Directorio

Directorio mexicano de México / Mexico
planetamexico.com.mx
estamos en
Blogs de México poker stars

  © Blogger templates Newspaper III by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP